sábado, 17 de abril de 2010

El mimo

Cansado del insomnio, decidí vestirme y salir.
La ciudad suele estar vacía a las cuatro de la mañana, pero nunca como aquel lunes. En la 9 de Julio se podía acampar que no existía ni la más remota posibilidad de ser embestido por un automóvil.
Caminé varias cuadras y noté que algo extraño ocurría. No podía ser que ni los linyeras habitaran las calles. Todas las luces apagadas, sólo la luna brillando.
Entonces seguí caminando, pero esta vez por la calle, cosa que todo humano suele hacer cuando puede. En las peatonales hay mas gente caminando por las calles que por las veredas. Lo mismo pasa a la salida de la cancha, con la diferencia, claro está, de que el tránsito no se interrumpe.
Continué con la falsa esperanza de cansarme al caminar y así poder luego conciliar un poco de sueño y volver a mi cama, algo que no ocurrió nunca ya que… ya que nada, nunca ocurre.
De pronto, de entre las columnas de un viejo almacén abandonado, se me aparece un mimo. Si, un mimo. Mimo son esos tipos que se pintan la cara de blanco y bajo ninguna circunstancia hablan, ni aunque un ejército de gurkas asesinos le estén apretando los testículos con un rompe nueces.
El mimo me dice con gestos:
- “…”
- ¿Qué, pelotudo?
- “…”
- Aaah… pero no te entiendo- le dije. Era la verdad, no le entendía nada. El horario hacía estragos con mi lucidez mental.
- ¿Qué querés?- le pregunté de mala manera, añadiendo un gesto con mi mano derecha que consiste en juntar hacia arriba los cinco dedos en un punto en común, siendo acompañado esto de un movimiento de la muñeca hacia arriba y hacia abajo repetidas veces y de forma alternada hasta el final de la pregunta que en este caso fue “¿qué querés?”.
- “…” – repitió.
- Un boludo importante.
- “…” – se notó desesperado.
- ¡Cuantas ganas de pegarte que tengo!
- “¡…!”
- ¿¡Cómo?! ¡Con mi vieja no, eh!
- “¿…?”
- Ya sé que no me estás insultando, sólo busco excusas para propinarte una buena paliza.
Por eso, cansado de no lograr hacerse entender, el mimo sacó un revolver y me disparó cinco tiros.
- ¿Ahora me vas a entender? – preguntó por primera vez con palabras.
Desde el cordón de la vereda alcancé a exhalar:
- No creo – y me morí.

En realidad no me morí, sino que me desperté, o sea casi todo lo contrario a morirse y digo casi todo porque todo lo contrario sería nacer.
Tuve un sueño…que por cierto, me había hecho despertar de muy mal humor. Eran las cuatro de la mañana. Me vestí y antes de salir tomé un cuchillo del primer cajón de la cocina en busca de mimos. Como no encontré a ninguno (seamos realistas, los mimos no suelen abundar por las noches de microcentro), volví a mi casa y me puse a ver por televisión a los pastores brasileros... y ahí dejé de odiar a los mimos para empezar a odiar los pastores brasileros, y mas tarde a los juegos por celular y luego la repetición de Argentinos Juniors contra Platense en cancha de Ferro en el ´93.
Después, en algún momento me dormí, de lo cual me di cuenta cuando sonó el despertador.

lunes, 12 de abril de 2010

Hoy vuelvo con esto que algunos llaman cultura

.
Y si, porque no me puedo alejar de ustedes...

"Cartelito de `Suspiren´ y el público suspira"

En verdad puedo hacerlo, de hecho lo hice. Por cuestiones técnicas podríamos decir estuve desaparecido, pero hoy me enteré de una noticia (no se si ya tiene unos días) la cual no podía dejar de compartir con ustedes en este sitio cultural, claro.


Carolin Berger, más y mejor conocida como Sexy Cora, es una actriz porno de 21 años que intentó batir un record. La promiscua muchacha quiso darle sexo oral a 200 hombres, pero no todo salió como esperaba.

La actriz Carolina Berger, conocida como Sexy Cora, intentó batir el récord de sexo oral, pero tuvo que ser trasladada al hospital. Intentó practicarle sexo oral a 200 hombres, pero falló.

Según informa el diario británico The Sun, en medio de la escena la chica comenzó a sentirse mal, se descompuso, estuvo al borde de un desmayo y debió ser trasladada a un hospital de Hamburgo (Alemania, donde se realizó la filmación) con dificultades respiratorias.

No es la primera vez que Sexy Cora es noticia fuera de la cama y los sets de filmación. La joven había estado envuelta en un incidente reciente, cuando fue detenida por la policía luego de haber filmado escenas de sexo en un parque a plena luz del día.

Según el diario británico, la detención se produjo por las denuncias realizadas por familias que se sintieron indignadas al ver las escenas cachondos.


Fuente: Msz online


En otro orden de cosas, si andan por la zona de Belgrano R, Colegiales, van a encontrarse una patrulla bastante particular.



Será hasta el viernes, a lo mejor...

viernes, 19 de marzo de 2010

Los bomberos involuntarios de Villa Bosch

.
Los bomberos involuntarios de Villa Bosch son tipos que van obligados. Ponele número bajo te salvas, número alto un año como bombero involuntario. Al fin y al cabo es mejor que la colimba.
Eso si, no tienen la mejor atención. El número de teléfono es un poco largo: 4-2533-20978-1 (interno 215, preguntar por Laura) de lunes a viernes de 10 a 15 hs. Horario de banco tienen. Paran de 12 a 13 hs para almorzar… o ir al banco.


- ¿Bomberos involuntarios de Villa Bosch en que lo puedo ayudar?
- Hola señorita…
- ¡Señora!
- Bueno, señora, la llamo porque se incendia mi casa y…
- ¿Puede usted creer que todo el mundo llama por lo mismo? ¿Qué cosa no?
- ¿Será porque ustedes son bomberos? Mire se incendia mi casa y no puedo salir de ella, por lo que necesitaría que me ayuden.
- Problemas, son todos problemas. Mire, si yo le contara…
- Yo la comprendo, pero en este momento se me incendia la casa, por favor vengan rápido.
- La rapidez es algo que nos caracteriza, señor. El otro día le decía a mi compañero si hay algo que nos caracteriza a nosotros los bomberos, es la inmediatez con la que acudimos a sofocar un diestro… siniestro. Cienfuegos se apellida uno, ¿parece joda, no? Pero créalo que es verdad. Lo que es el destino. Nosotros acá creemos mucho en el destino. Estamos destinados a algo y no lo podemos cambiar, ¿vio?… que se yo, pongale a morir en un incendio…
- Señora, todo muy interesante y hasta un poco perturbador, pero yo le pido por favor que vengan rápido porque esto arde en llamas.
- Tranquilo señor. Dígame, ¿dirección?
- Avenida San Martin 4520.
- ¡Ay, que lindo barrio! Yo me estaba por mudar por ahí, lástima que sale mucho los incendios por esa zona.
- Debe ser por los bosques señora. Por favor, ya no se como pedírselo, vengan rápido que en cualquier momento se quema hasta el cable del teléfono.
- Como no. ¿Algo más desea el señor con el pedido? ¿Algo para picar?
- Nada, solo que se apuren.
- Con 50 centavos más le podemos llevar un Sundae.
- No, gracias.
- Mire, me informan que tenemos una demora de 30 a 40 minutos ¿no hay problema?
- ¡Si que lo hay! ¡Claro que hay problema! A ver, no se si usted me entiende, estoy en el altillo de mi casa y no puedo escapar porque hay fuego por todos lados, ¿comprende? Entonces necesito que vengan a ayudarme.
- ¿Seré curiosa, como se originó el diestro… siniestro? Siempre me equivoco. Tengo problemas de lateralidad.
- Me quedé dormido con un cigarro encendido ¿¡Qué importa eso ahora?!
- Es un vicio muy feo el fumar. Lo puede matar, de hecho es lo que está haciendo ahora. Esperemos que con todo esto lo deje, ¿no´ cierto?
- ¡Si señora, si! ¿A usted le parece que van a venir o me doy por calcinado?
- ¡Prometa que va a dejar ese vicio inmundo!
- ¡A mi nadie me llama inmundo, canejo!
- No, el vicio inmundo... inmundo.
- Aaah, si, lo dejo pero...
- ¡Prométalo, no le creo!
- Si, pero mire...
- ¡No lo oigo prometer!
- ¡Lo prometo hija de puta, lo prometo. Mandame a los bomberos de una vez que se me están quemando los pelos del culo la puta que lo parió!
- Más respeto que le estoy hablando bien. Tiene suerte de haber dado con una persona de buen carácter como yo. Voy hacer como que no escuché nada y le voy a tomar su pedido, pero le recuerdo que tenemos una demora. Aún así, apenas pueda le mando al muchacho para allá
- ¿Al muchacho? ¿Tienen a un solo bombero?
- Y si, sólo a usted se le ocurre llamar en enero. El cuerpo de bomberos se encuentra de vacaciones y sólo quedamos el muchacho y yo. En realidad quedé yo sola para atender los llamados y tomar nota de los pedidos de la gente, pero me traje a mi novio para que me haga compañía. Es el muchacho del que le hablo. Bicho trabaja en una pizzería acá a la vuelta repartiendo pedidos a domicilio y cuando tiene un rato libre me da una mano con esto de los siniestros… diestros… ¡siniestros! El tipo te baja un gato de un árbol, te rompe una puerta a patadas, lo que puede ¿vio? Así que cuando vuelva se lo mando con la moto para allá, ¿le parece? … hola… ¿hola?... ¿Señor?... ¡Me dejó hablando sola!
La gente cree que porque brindamos un servicio gratuito puede llamar para molestar. Parece mentira, ya no se tiene respeto ni por los bomberos.
.

viernes, 5 de marzo de 2010

Charly

.
Mas allá de su sonrisa dibujada, su capacidad de improvisación, la constancia y empeño en hacer cosas nuevas o la facilidad que tenía para hacerlo a uno un poquito más feliz, un recuerdo que me viene a la memoria de Charly es cuando hace unos años había mejorado de su enfermedad y fue al recital de Rod Stewart con su mujer. Claramente no es lo que más me marcó, pero sí es algo que recuerdo con alegría.
Esa noche me suena el teléfono y desde un bullicio de 40 mil personas emerge su voz que me grita “`cuchá `cuchá” entusiasmadísimo. Por el tubo no podía oírse mucho más que ruido, algún que otro acorde por ahí medio lejano y tal vez a destiempo, pero no dejaba de ser ruido. “¿Escuchaste algo? Estoy en Velez viendo a Rod Stewart, después te llamo”.
El tipo deseaba compartir ese momento con la gente que quería, y a decir verdad deseaba compartir toda su vida con la gente que quería… su mujer, sus dos pibes, los amigos… porque ahí era feliz, tan simple como eso.
Siempre voy a estar agradecido de las cosas que aprendí con él y de él, que sin saberlo me enseñó.
Siempre voy a estar agradecido de tener el honor de ser su amigo.

Anoche Charly murió. No falleció, murió. Porque como dice Benedetti, “murió es la palabra, murió es el derrumbe de la vida, murió viene de adentro, trae la verdadera respiración del dolor, murió es la desesperación, la nada frígida y total, el abismo sencillo, el abismo. Es la palabra”.

Charly murió, un buen tipo, y eso me pone triste.
.

martes, 2 de marzo de 2010

Instrucciones para subir una escalera - Julio Cortázar

.
Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situó un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.
Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).
Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.


Qué lindo que es leer a Cortázar. Llena el alma leer a alguien que escribe tan bien.

viernes, 19 de febrero de 2010

Guardavidas Metropolitanos

.
Mientras cruzaba a cocochas de un bombero el Río de la Plata, me puse a pensar en una nueva fuente de trabajo para la ciudad. Sumados a los guardias urbanas, la nueva policía, los cuidaplazas , los guardavidas metropolitanos serían de gran utilidad.
Les tiro la idea al gobierno de la ciudad para que, mientras terminan con las obras que hace 20 años no se realizan, hagan que las inundaciones sean menos peligrosas.

Contamos con el invalorable aporte de David Hasselhoff

Pero Mitch Buchannan no es el único que colabora con nuestra causa, tenemos dos opciones más: Click Aqui y Aqui.

viernes, 5 de febrero de 2010

El cine y yo

.
Hace unos días leyendo el famoso y nunca bien ponderado blog de La Hermana” (SDU-7 Online), caí en la cuenta de algo. Uno cuando lee ese blog cae en la cuenta de muchas cosas, pero en este caso está relacionado con el cine. No el cine como institución, podríamos decirle, sino con las películas que suelen emitirse en los mismos y que todos ustedes ven desde sus computadoras antes de ser estrenadas porque un chino la grabó con su celular en una Avant Premier en Los Ángeles.
Resulta que la estimada Hermana se preguntaba por la frase “No sé dónde está; y aunque lo supiera, no te lo diría”. En realidad no se preguntaba nada sino que afirmaba que era flor de pelot… si, con esa palabra… si, un lenguaje soez que sólo esperamos encontrar en cabarets, bailantas o facultades de sociales, pero que no viene al caso porque uno habla igual.
Uno de los lectores le preguntó en qué contexto se usaría esa frase.
A lo que yo le respondí con un rapto de lucidez como pocos tuve en mi vida.

Marido: Vieja, donde está el control remoto que quiero sacar la novela para ver el fobal.
Mujer: No sé donde está y aunque supiera no te lo diría.

Una mina cualquiera: Ay Humberto, decime de una vez por todas donde escondiste mi ropa interior.
Humberto: No sé donde está y aunque supiera no te lo diría.

Asesino: No puedo encontrar mi revolver para matarlo, ¿usted sabe donde está?
Futura víctima: No se donde está y aunque supiera no te lo diría.

Ahora podría agregar una nueva situación:

Esposo engañado: Ya sé que tenés a un tipo metido en casa, ¿Dónde está?
Amante escondido en el ropero: No sabe donde está y aunque supiera no se lo diría

Toda la semana me quedé pensando en películas que tuvieran esa frase y creo no haber recordado ninguna. Pero si recordé otras cosas que serán comentadas a continuación y que seguro serán objeto de estudio de la Universidad de Connecticut o Wisconsin que son de esas universidades que realizan todos esos estudios inútiles pero que obtienen revelaciones impresionantes como por ejemplo que las personas que duermen con dos frazadas tienen un 90% más de probabilidades de ser infeliz que otro que se ganó el prode. En fin…

-Tú no sabes quien soy yo (frase sugerida por alguien que por lo general no es nadie)


Un tipo: Mozo, un flan con crema y la cuenta.
Mozo: Tú no sabes quien soy yo.
Un tipo: ¿Quién?
Mozo: El mozo, ¿Qué tal? ¿Comió bien?
Un tipo: Si, gracias.
Mozo: Ya le traigo lo que me pidió.

Otro tipo: Mozo, un cortado.
Mozo: Tú no sabes quien soy yo
Otro tipo (o sea el mismo): No, ¿quién?
Mozo: Tú no sabes
Otro tipo: No, no sé. ¿Quién es?
Mozo: No sabes… (Y desaparece luego de arrojar una bomba Ninja de humo).

- No sabes lo que haces

Niño: 2 + 2 = 5
Madre: No, no sabes lo que haces. ¡Cuatro! Dos mas dos es cuatro, aprendelo de una vez, sino vas a ser un estúpido como tu padre.

Mujer: Otra vez se me quemó la comida, Edgardo.
Edgardo: No sé para que insistes en hacer pato a la naranja si no sabes lo que haces.

Tipo: Sabés que vos sí me gustas, no como la amarga de mi mujer. ¿Por qué no nos vamos a revolcar por ahí ya que no nos ve nadie?
Mujer: ¡Yo soy tu mujer estúpido! Estás borracho y no sabes lo que haces.

- Aunque sea lo último que haga (Para indicar que jamás realizará la tarea que se promete o que efectivamente será la última que haga)

“Voy a saltar de un avión sin paracaídas aunque sea lo último que haga.”
“Voy a matar Hitler con este grisin aunque sea lo último que haga.”
“Yo solito puedo con esos cinco giles que dicen ser de la barra brava de Nueva Chicago. Los voy a enfrentar para mantener en alto mi honor y mi buen nombre aunque sea lo último que haga”.

- Como quitarle un dulce a un niño

Uno: Es una pavada che, como sacarle un dulce a un niño.
Otro: Pegajoso, molesto, sucio. Después el pibe llora, viene el padre y nos faja.

- Algo me dice que nos volveremos a ver

“Si, mañana. Salgo ahora y vuelvo mañana a la noche de Mar del Plata. Traigo alfajores”.

- Te veré en el infierno

Uno: ¡Te veré en el infierno!
Otro: ¿A las once te parece?
Uno: Estupendo. ¿Te acordás como llegar?
Otro: Si, Santa Fe hasta Cerrito, el boliche de la esquina.
Uno: sip.

- Me las pagarás

Cliente: ¿Me fía? No me alcanza para las empanadas.
Almacenero: ¡Me las pagarás!

- Quédese con el vuelto

Pasajero: Tome, quédese con el vuelto (y le tira cinco pesos)
Taxista: Son $ 35… Señor…señor vuelva…señor…

- Lo de siempre cantinero

Sujeto: (mientras entra al bar) Lo de siempre cantinero.
Cantinero 1: ¿Quién este tipo?
Cantinero 2: No sé, la primera vez que lo veo.


También me llama la atención la cantidad de veces que tropieza en el bosque una mujer perseguida por un monstruo, o que todas las bombas tienen el mismo sistema de cables y para desconectarlas hay que cortar uno y nadie sabe hasta último momento cuál. ¡¿Pero sos boludo Bruce Willis, desconectás 50 bombas por película y todavía no aprendiste?!
La mujer debe escapar del villano y en lugar de salir de la casa, sube escaleras, lo que no hace mas que confirmar su sentencia (es la misma que acechada por un psicópata asesino, oye un ruido y en lugar de rajar se pone a investigar), o la facilidad de los latinos para conseguir empleos relacionado con la limpieza o la droga, sobre todo si son colombianos y porqué no la frase “ni lo sueñes” o la mas benévola “en tus sueños”.

Cuando el malo capturó al bueno, nunca le pega un tiro en la cabeza y termina con el trámite para seguir haciendo de las suyas. No. Busca un método complicado de poleas, cocodrilos, arenas movedizas y cadenas para darle tiempo al bueno que escape y luego frustre sus planes y posteriormente lo atrape y entregue a la policía. Encima le explica: “Te encuentras encadenado y atado a una cuerda que debajo tiene una vela que la quemará. La vela se encenderá cuando el reloj indique las 3.25 de la madrugada, momento en que se destruirá el mundo y tu no lo verás porque caerás a esa piscina con pirañas hambrientas que esperarán hasta el amanecer para comerte… mueje mueje”


Nunca sabrás que el mundo será aniquilado en una hora gracias a esa arma gigante
construida por los soviéticos y que ahora apunta al mismísimo centro de
Manhattan, Je, pero tu nunca lo sabrás.

sábado, 30 de enero de 2010

Mensajes radiales

.
"A donde iremos a parar… este país se va a la mierda, y perdón que lo diga así, pero es verdad, ¡A- LA- MIER-DA!. Con estos políticos de mierda, con esta gente de mierda, todo es una mierda. La radio, una mierda".
Carlos de Ranelagh.

"Esto es una lucha de pobres contra pobres… solo eso quería decir".
Mirta de Villa Tesei.

"Con respecto al concurso por el radio-reloj despertador, el nombre de la canción que pasaron es `I want to feel you inside me´ de Roberto Perfumo".
Héctor de Palermo.

"Hola Gonzalo, son las siete. Cuando puedas llamame".
Ana.

"Soy Diego de Burzaco y quiero denunciar que a la noche da miedo caminar por mi barrio. Está todo oscuro, los borrachos te tocan el culo, hay chorros en cada esquina, hay que andar esquivando los disparos, te corren los lobos… yo me pregunto, ¿A dónde iremos a parar?"
Diego de Burzaco.

"A la mierda Diego, nos vamos a la mierda".
Carlos de Ranelagh.

"Soy Ricardo de Lanús y quiero decir que tengo problemas de personalidad".
Marcelo de Munro.

"¡Renuncie Presidente! Si realmente es argentina y siente algo por este pueblo infeliz, renuncie."
José Luis de Villa Soldati.

"Gonzalo, bue… estaría bueno que me llames… no hay apuro eh… son las siete y cinco."
Ana.

"Yo creo que el tema musical para el concurso por el radio-reloj es `Something is wrong with my ass´ de Amado Boudou. Mis tres últimos números de patente son 026."
Rosario de Rosario.

"Yo creo que el tema es `I killed your lover and hide under the carpet´ de Los Sultanes del Ritmo."
Luis de San Luis.

"Muy bueno el programa, me gusta mucho la parte en que hablan los oyentes y cuando dan la hora."
Lucas de… Lucas.

"Gonza… Gonza… hola, soy Ana. ¿Estás ofendido? Llamame, todo bien… son siete y diez."
Ana.

"Soy atleta y tengo pie del mismo. Me puse crema pero no pasa nada. Tengo un olor en las patas que tumbo al mas valiente. Espero una respuesta."
Fernando de Nuñez.

"Con respecto al tema del que hablaban el otro día, hoy me pasé tres horas parada haciendo la cola en el banco provincia. Una vergüenza señores."
Rosa de San Martín.

"Lo que pasa es que todo es una mierda. ¡Una mierda!"
Carlos de Ranelagh

"Gonzalo, son las siete y cuarto, estoy preocupada. Llamame Gonzalo… Gonza… Gonza… Llamame eh."
Ana

"Quiero pedir el tema `Your dog bit my balls and it hurts very much´ de Silvio Marzolini. La radio está muy buena. Mi número de icq es el 02551254552421254-5451-888-2
Analía de Avellaneda.

"Gonzalo, llamé a la policía para que vaya a tu casa por si pasó algo. Ya pasaron 20 minutos del primer llamado y ni noticias tuyas….¡Ay que desgraciada soy! "
Ana.

"Drogas, alcohol, prostitución… yo no sé que país le estamos dejando a nuestros hijos."
Irma de Villa Ortúzar

"Llamaba para decir que no conozco a ninguna Ana. Por favor dejá de llamarme, loca. ¡Me mandaste a la cana!"
Gonzalo.

"Yo sólo quiero saber de dónde sale el dinero que pone el gobierno para ver los partidos de fobal de Arsenal contra Chacarita que no le importan a nadie. Y otra cosa, me dijeron que ahora el cerdo se va a comprar en las carnicería con receta, ¿Qué hay de cierto en eso? Gracias."
Cecilia de Wilde.

"Acá el señor Gonzalo declara no conocer a ningún femenino de nombre Ana. Vamos a proceder a dejarlo en libertad, cambio."
La Policía.

"Este es un país preso de las drogas… ¡Todo se va a la mierda! Recuérdenlo y cuando eso pase y todos estén nadando entre la mierda, se van a acordar de mi y yo me voy a reír de ustedes. ¡Los odio a todos, mierdas!"
Carlos de Ranelagh

"E´ameeego, que pasa, todos se ponen la gorra acá, cobanis…ggghhhffjjggggg… peso pa´la birra."
Un amigo.

"La democracia, quedó demostrado, ya no funciona. Hay que instaurar una anarquía UR-GEN-TE. Viva el Che, el partido verde intransigente populista y Racing."
Beto de José C. Paz.

.
Algo del estilo AQUI

martes, 26 de enero de 2010

Una casa tres olivos - Los Tipitos

video


Una casa tres olivos y unas cuantas hojas en el corazón
Un estilo carenciado de billetes pero no de sensaciones
Doctor, no sé, unos duendes me despertaron hoy
Y así, yo tampoco lo creeía pero es verdad

Luego vinieron dias de esos en que uno mira sin mirar
quise devolver al cielo un vaso lleno que la lluvia desbordó
Doctor, lo sé, esos duendes volveran hoy
Y así, usted no quiere escucharme pero es verdad

Ay, si nos iremos y volveremos
para librarnos de tanto dolor, mi dolor, doctor
diga lo que se le ocurra pero no quel amor no tiene cura
doctor, doctor, doctor.

Una vida,un segundo, una centella y después ya nada queda
una mujer en mi sexo y una risa azul que me devora el alma
Doctor, no sé, esos duendes me sonrieron hoy
Y así, yo tampoco lo creería pero es verdad

Ay, si no iremos....

(Raúl Ruffino)


Video: http://www.youtube.com/watch?v=vy2P5Q16-ns

viernes, 22 de enero de 2010

Tolo y Nacho: La fulera

.
No me gusta dejar pasar mucho tiempo sin escribir nada, pero estuve aprovechando Enero (y Diciembre) para empezar con cosas que antes no podía y dejarlas por la mitad como la mayoría de las cosas que suelo hacer.
Pero un día como hoy volví a sentarme frente a la computadora mientras pensaba “yo tenía un blog, capaz que podría escribir algo”. Y es así como me puse frente a un papel y dibujé una nueva historia de estos dos amigos llamados Tolo y Nacho, que dicho sea de paso, hacía rato no los traía a mi imaginación. Luego de eso, me puse a corregirlo y transcribirlo en el maravilloso Word, viendo de hacerlo lo más apto para todo público posible. Tal vez algunas señoras de alta alcurnia, mujeres despechadas, hombres recién abandonados por sus novias, feministas a ultranza, húngaros, vegetarianos, miembros de Luz y fuerza se indignarán al leer cómo estos dos muchachos (sobre todo uno) hablan acerca de una señorita… no preocupéis, es solo un cuento nomás…


Nacho: …Y es como te dije, Tolo, esta mina es muy fulera y no se cómo hacer para que no me persiga más… encima todavía no le respondí el correo electrónico.
Tolo: ¡Decile que no querés verla y punto, che!
Nacho: ¡No animal! No la quiero lastimar. Pobre, tal vez en este momento se encuentre frente a la computadora esperando una respuesta.
Tolo: Entonces escribile un mensaje comentándole lo que sentís.
Nacho: No, no le puedo decir que es un bicho.
Tolo: Ah, y el animal soy yo…entonces no le mandes nada y se acabó. No podés seguir así.
Nacho: Es que tampoco quiero que se enoje y termine siendo una asesina serial que me venga a buscar para matarme… nuevamente.
Tolo: ¿Nuevamente? ¿Cuándo te fue a matar esa a mina a vos? ¡Por favor! Me parece que estas un poco sugestionado.
Nacho: ¿Sugestionado yo? Cuando te cuente lo que me pasó ayer, te vas a guardar esas palabras en el bolsillo interior de tu chaqueta.
Tolo: A ver…
Nacho: Anoche, antes de irme a dormir, oigo unos ruidos. Era la puerta que se abría. Ante la sospecha de una presencia intrusa, tomo mi pelota de fobal y me pongo a hacer jueguito. Me doy cuenta de que no es el momento de ponerse a hacer jueguitos y entonces salto rápidamente a la cama y me hago el dormido en un solo movimiento… en el único movimiento que uno puede hacer cuando simula dormir.
Tolo: mmm… veo que la mina tiene problemas y vos… casi ninguno.
Nacho: ´Perá que falta che. Vos viste que soy un tipo con muchas luces, ¿no? Bue, carburo y me digo a mi mismo: “che, haciéndote el dormido no ganas nada, flaco”. Entonces me levanto, también en un único movimiento, pero diferente al anterior, incluso antagónico, podría decirse. Tomo mi bate de béisbol. Al rato me deshago de él porque mejor hubiera sido alguna vez comprarme uno. Llamo a la policía. Me dicen que no me preocupe, que en este preciso momento un oficial está ingresando a mi casa para robarme. Voy rápidamente a la cocina, me encuentro con el ladrón… efectivamente es el policía. Me trenzo en lucha con él. En eso aparece Francisca, así se llama "el cuco", con un bufoso en la mano. Nos apunta tanto al policía como a mi… no sé como lo hizo, seguramente en un solo e inexplicable movimiento como los míos. “Cállense” grita la muchacha. “Pero si nadie dijo nada” replicó el “polildron”. La cosa es que le pega un tiro al cana y lo mata. Yo le digo "gracias". Ella me dice "sos mi héroe, te amo". Yo le digo que no soy héroe de nadie ya que no había hecho nada, que estaba idealizándome en algo que no era e inmediatamente le aclaro que no la amo. Ahí mismo ella me dice que sí, que sí la amo y que soy capaz de dar todo por ella y que si no es así, me mata. Le ruego que me mate, entonces. Me besa y comienza a quitarme la ropa. “¡matame, matame perra!” Gritaba yo, pero ella seguía con su tarea de despojarme de mis pantalones, incluso estimulada por mis gritos. En una maniobra digna de circo, caigo al piso.
Tolo: ¡Qué problema!
Nacho: No lo creas. Gracias a eso logré alcanzar el revolver del policía muerto. Le apunto a la cabeza para asegurarme de una muerte segura y rápida, y le pido que intente caer sobre unos diarios viejos que tengo en un rincón para que el perro defeque y así no tener limpiar la casa de sangre ya que me da un poquito de impresión. La mato. La envuelvo en una alfombra. La entierro en el jardín del vecino. Inmediatamente después voy en busca del policía. Lo envuelvo en otra alfombra, como veras tengo muchas alfombras en mi casa. Lo entierro en el baldío de la fábrica abandonada que está a una cuadra. Vuelvo a casa y…
Tolo: Basta, estas delirando.
Nacho: No, el que está delirando sos vos que decís que hay extraterrestres en este bar.
Tolo: Yo no dije eso.
Nacho: ¿Entonces el extraterrestre sos vos?
Tolo: Calmate un poquito.
Nacho: Tenés razón, estoy delirando. ¿Qué voy a hacer?
Tolo: Antes que nada, hay que llamar a la calma.
Nacho: Si, esperame que la voy a buscar.
Tolo: ¡Qué haces imbécil! Quedate sentado… tranquilizate y contame como es esta mina.
Nacho: “Vinchuca” es flaca, tiene pelo largo y negro azabache, su piel es morena... a todo esto te estarás imaginando a “Pechos”, nuestra compañera de quinto año; bueno, no te juzgo, yo también lo estoy haciendo. Es como ella, pero con un aluvión de imperfecciones presentes en su cuerpo… no debe medir mas de un metro y medio, pesará unos 30 kilos mojada, ojos chiquitos, los párpados se los tapan… dientes todos, creo…como las teclas de un piano…
Tolo: Ah, encontraste algo bueno por fin.
Nacho: No, es que son como las teclas de un pianito de juguete todo desvencijado por el trato de un nene de cinco años que lo usa para jugar a la pelota. O sea, son como estos grisines ponele. Tal vez un poco más blancos, pero bueno mas o menos así.
Tolo: Pensá que a lo mejor es una buena persona.
Nacho: Date cuenta que por ahora eso es lo que menos me importa.
Tolo: Qué mal tipo che.
Nacho: Ojo, no sé. Capaz vos la ves y no te parece que sea para tanto. Vos sos medio boludo, viste… ¿Querés que le diga de vernos y venís conmigo… amigo?
Tolo: ¿Me estás jodiendo, cierto? No es un zoológico la mina.
Nacho: No, no te estoy jodiendo… y lo del zoológico está en dudas.
Tolo: Mirá, si realmente querés verla y realmente querés compañía, claro que voy.
Nacho: No, no quiero verla. Pero encontraría atractiva la situación en la cual ambos nos encontramos sentados del lado A de la mesa y "pescadito" llega y se sienta en el lado B y justo frente a vos. Al instante aclarás "yo me quedo diez minutos nomás", a lo que yo pienso "este hijo de puta me está cagando" y te digo “antes de irte esperá que voy al baño". Y de hecho voy al baño, me las ingenio para huir, pero por una ventana cuya salida está situada estratégicamente sobre la mesa en la cual estábamos sentados. Maldigo, maldigo mucho. Vos te vas y yo tomo un grisin y la mato y luego la envuelvo en una alfombra y me la lleva a la estación de tren para ocultarla.
Tolo: Para que sea una experiencia un poco más agradable, ¿no? Vos estás mal de la cabeza.
Nacho: Perdón, es que tengo un quilombo terrible en la cabeza… pobre, a lo mejor “patada a los huevos” no tiene muchos amigos y quiere estar con alguien.
Tolo: ¡Basta de darle nombres y terminá de describir a “sustito” de una buena vez! ¿El cuerpo, pechos, cola, cintura?
Nacho: No, no tiene ninguna de esas cosas… no sé que hacer che… ma´ si, le digo que me tengo que ir al África con un grupo investigadores científicos soviéticos y no vuelvo por seis meses, ¿Qué te parece?
Tolo: Muy ingenioso, sobre todo porque trabajás en el kiosco a la vuelta de su casa, no se va a dar cuenta de que es mentira. Bien che, sos una luz.
Nacho: Entonces tendré que viajar en serio.
Tolo: De paso aprovechá y ves el mundial…


Otras historias:
"Tolo y Nacho"
"Tolo y Nacho: Idiomas"
.